sábado, 28 de febrero de 2009

Preguntas en la vida

Sin preguntas no hay respuestas y sin respuestas tal vez es la quietud en la que el ser humano no puede encontrarse.Desde que el hombre es hombre se ha hecho innumerables preguntas sobre todas las cosas,muchas de las cuales gracias a su elaboración mental las ha contestado y otras más complejas permanecen aun sin solución.

Las interrogantes que uno se plantea ,al igual que los volcanes,que permiten extraer los secretos de las profundidades del planeta,también aquellas,permitieron y permiten a través de su solución una gran gnosis,es así que en el crisol del pensamiento florecen luminosas respuestas que permiten avanzar en todos los campos del conocimiento humano.

Célebres meditaciones como la de Hermes Trismegisto,el tres veces grande,hace más de 4,000a.c,dio respuesta a la interrogante relación hombre - cosmos: " como arriba,abajo es,como abajo, arriba es ".

Por citar algunas otras preguntas por ejemplo dentro del campo filosófico,está la de W. Goethe,que meditando donde se encuentra el bien y el mal,notificó al mundo mediante su famoso Pacto Faústico que el bien y el mal son caras de una misma moneda y que se encuentran dentro de uno mismo.La loca aventura al descontrol puede llevarnos a la condenación eterna,pero la chispa de lo elevado que poseemos,puede ser encendida para regenerarnos.

Y cuando Friederich Nietzsche,se proyecta sobre la figura de su profeta Zaratustra,para resolver el problema poco reconocido pero que con lógica está presente en cada uno de nosotros,de la prisión en que se encuentra nuestro espíritu y que es causante de los sufrimientos,entonces plantea su solución de libertad mediante la transformación del "yo acepto" por el "yo quiero",solo entonces seremos capaces de decidir por nosotros mismos y no por otros.

Más recientemente poetas como el cantaautor argentino Facundo Cabral,pensando en las ostentaciones desmedidas,nos entrega su composición "Vuele bajo",una bonita alegoría a la vida sin presunciones y también un modo ,una manera de ponerle pausa a la prisa y al encumbramiento desmedido de las gentes.

Y cuáles serían las preguntas sencillas que te puedes hacer,por ejemplo en el plano cuasi filosófico,que puedan llenar el vacío de tu alma,ávida de su substrato básico que es la inspiración,en este mundo de predominio materialista?...

Sin duda,preguntas con y aparente sin sentido,siempre dirigido a escudriñar el haz y el envés de la vida,algo así como: de qué color o colores son tus buenos y malos momentos,en un intento alegórico de colorear tus instantes,o preguntas de comparación si eres luz o sombra en la mayor parte de tu vida; y cuando estás frente a las mismísimas palabras qué....primero no negarás el gran poder ,la fuerza y la seducción que tienen las palabras,pero si quieres meditar sobre ellas,he aquí te preguntarás si querrías ser simples palabras,o tal vez un conjunto como frase enternecedoras,o tal vez verbo; seguro que producto de tu meditación querrías ser verbo,porque los verbos son palabras y más que ellas,son acción,energía,vivifican cualquier estado pretérito,presente y aún futuro.

Las preguntas hacen meditar y muchos al profundizar esta reflexión llegan al camino que conduce a la entrada al templo de las ideas inmutables,del cual extraen principios infrangibles,que después permitan actuar con cuerpo y mente nuevos.Planteemos preguntas y más preguntas para obligarnos a elaborar las respuestas con el cual navegar en el mar de la vida.

2 comentarios:

Wilfredo Torres Robles dijo...

La mayor parte de las respuestas están dentro de uno mismo, se trata de tranquilizar la mente, cesar los todos pensamientos que están limitados a lo que conocemos, hemos aprendido o sufrido empezar. Nos condicionan. Y empezar a ver libremente teniendo acceso a lo que llamaremos inteligencia. Mas simple la verdad esta en uno mismo, pero no sacralizando el pensamiento sino dándose se cuenta de la realidad libremente teniendo acceso a la inteligencia.

opinacro dijo...

Así es , amigo Torres,las respuestas ayudan a tranquilizarnos de las incetidumbres que tenemos por lo desconocido,y las respuestas-la verdad está dentro de nosotros mismos.