lunes, 10 de marzo de 2008

El destino

¿Estamos a merced del destino o éste no existe?.

Son preguntas que están desde hace mucho tiempo flotando en el ambiente y los que tratan de responder argumentan con criterios variados desde los místicos,espirituales hasta los filosóficos.

Ante la angustia de lo imprevisible y el desconocimiento de lo que hay más adelante,en el comienzo de la historia,se han creado mitos para su explicación(que luego evolucionaron a las religiones).

Nuestra incapacidad de dominar los eventos que vendrán,hizo declarar al hombre que hay una fuerza superior inalcanzable que dominan estos eventos,en consecuencia ,la vida,todo depende de esta fuerza superior que lo dispone de manera preordenada.

Entonces la sentencia espiritual religiosa,dice que todas las cosas que suceden en el mundo per accidente,fortuitas o casuales,se reducen a causas ordenadoras que obran en el entendimiento
sobre todo Divino.(Con esto niegan el azar y la libertad o voluntad humana).

Ahí están las frases innumerables veces escuchadas,"todo tiene una causa","todo pasa por algo",etc.,ésa es la noción de fatalidad con que las religiones sellaron toda la vida en el camino de un determinismo absoluto(ahora maquillado con el libre albedrío de las personas,propugnado por algunas religiones que quieren adaptarse a los tiempos actuales).Basta leer en las sagradas escrituras muchas declaraciones que mencionan:" tenía que ocurrir como estaba escrito" y ni que decir de la religión Islámica que sigue atribuyendo a las personas un determinismo fáctico.

Muchas concepciones deterministas fácticas,sin ser religiosas están acordes con la existencia del destino basándose en la teoría de la causalidad,en el que toda acción lleva una reacción.Dicen que todo tiene una causa y si tiene una causa está predestinado su resultado o efecto.Con esta aseveración desvaratan toda argumentación que se verá más adelante del libre albedrío,de la voluntad del hombre para cambiar o construir su destino.Aquí se ve fácilmente que no se puede hablar de libertad,de voluntad, frente a la rígida concatenación de causa y efecto.

Otro elemento que está enlazado con el concepto del destino es la voluntad o libertad del ser humano para hacer lo que quiere.

Los defensores rígidos del libre albedrío,han lanzado sus dardos contra el fatalismo determinista con frases como las siguientes: "nada rige en nuestra vida,más que uno mismo","todo depende de nosotros","el destino lo hacemos paso a paso con nuestras acciones","yo soy el arquitecto de mi destino",etc.

Suena rimbombante y se aspira un aire triunfalista con los significados de estas palabras,sabedores, que no hay nada ni nadie que nos influya; es la vanidad de una ficción originada en la gran mentira de la unida del yo.Nos creemos sujetos únicos,individuales,uno,pero en realidad somos una fracción infinitesimal del todo y como pertenecientes a esta unidad universal no podemos escapar a sus leyes.Entonces la libertad es una ilusión demasiado vanidosa.

Dos hechos reales hacen derrumbar las ínfulas de los defensores absolutos del libre albedrío:
Uno,no somos del todo libres de tomar nuestras decisiones,ya que por ejemplo,muchas deben seguir las indicaciones de nuestros genes,o sea que aquí ya nuestra voluntad está en parte recortada.La genética influye en nuestro destino,por genética heredamos enfermedades como la diabetes mellitus,la artritis y otras que marcaran nuestro comportamiento posterior-estamos marcados por el destino de nuestros genes.
Después están aquellos sucesos o incidentes que no podemos evitarlos a pesar de nuestros esfuerzos,simplemente ocurren y nos llevan a cambiar de opinión por más que no queramos.Es el azar.

Muchos defensores de la fuerza de la voluntad o libre albedrío,en posición ecléctica dirían,el destino puede existir pero con nuestros actos podemos cambiarlo y los deterministas les contestarían:¿cómo sabes que esas decisiones no están en la linea de tu destino?.

Un tercer elemento a considerar en esto del devenir , es el azar.Quiérase o no, hay hechos,situaciones totalmente imprevistas que se presentan así por así,es el azar.

El azar como variable o influjo errático se introduce en la secuencia de un fenómeno y lo hace variar.

Los seguidores de la teoría del caos,señalan que, el mundo,las cosas,el ser humano,la realidad misma,son irregulares,discontinuos,no siguen una secuencia,un patrón de linealidad(determinismo).
Si bien la secuencia de un fenómeno o hechos de la realidad son indefinidamente subdivisibles en eventos (chiquitos) que tiende hacia atrás a la nada,van hacia adelante como cadena irregular de imprevisibles resultados por la intervención de esas variables erráticas(vgr. efecto mariposa) aunque sean infinitesimales,que introducidos en la secuencia la hacen variar su resultado final.

Apoyan al azar o aleatorio en la secuencia de un fenómeno el principio de la incertidumbre de Heisenberg,que indica la falta de existencia de un determinismo.

En esto del destino,libre albedrío,suerte azar,no está dicho la última palabra,son situaciones al igual del porqué de nuestra existencia,nuestro origen,etc,permanecerán acaso eternamente como enigmas sin resolverse,pero no hay que acabar endilgando el problema a entidades superiores que es una mala manera de acabar con un problema.Entre tanto el siguiente axioma pareciera ser más aceptable para nuestro entendimiento:
Si hay un destino,éste es relativo y no puede sellar toda la vida en el camino de un determinismo absoluto,porque gran parte de nuestro sendero depende de nosotros y otra buena parte el azar influye en nuestro devenir y en el devenir de las cosas.

No hay comentarios: