sábado, 13 de junio de 2015

Los nùmeros del destino



Si consideramos a los nùmeros siete y trece como de buena y mala suerte respectivamente, estaremos admitiendo la existencia del destino en la vida de los hombres. Por otra parte hay frases,dichas y escritas muy optimistas que niegan tal existencia argumentando que cada persona es la que construye su camino; lo cierto es que a travès de la historia se nota que el hombre no puede desligarse de la mìnima sospecha que tiene acerca de un determinismo para su vida, y  dice ,aùn cuando en broma: "asì serà mi destino", "esa es mi estrella", etc, etc.

Pasa  a que, como el hombre no lo sabe todo, hay instantes en que està totalmente desprotegido y es entonces cuando apela a elementos externos o sea a sus creencia para darse una explicaciòn del por què suceden como suceden las cosas.

Posiblemente de acuerdo a sus resultados favorables y benèficos y ademàs  repetitivosen sus resultados adoptaron al nùmero siete como de bien o de buena suerte y al nùmero trece como el fatìdico o de consecuencias funestas. Y,¿ por què no al seis o nueve?, etc., al parecer, en cuanto al siete su popularidad viene de la constante observaciòn del cielo por los antiguos astrònomos que vieron siete cuerpos celestes que cambiaban de posiciòn unos respecto a los otros, cosa que la mayorìa de las estrellas no lo hacìa, a este hecho le dieron un caràcter especial,o màgico. De ahì parece venir su encanto, del que despuès las culturas incluyendo las religiosas se colgaron de esa su magia para atribuirles cualidades cuasi sagradas.

Repasemos como el siete està presente desde la antigûedad en todas las culturas incluyendo las americanas precolombinas (Mayas) como nùmero favorito.:

-Los siete dìas de la semana, data màs que de origen religioso a la observaciòn astronòmica de los siete cuerpos celestes que cambiaban de posiciòn unos respecto a los otros, al punto de nominar los dìas de la semana con sus respectivos nombres: domingo por el sol, lunes por la luna, martes por marte, mièrcoles por mercurio, jueves por jùpiter, viernes por venus y sàbado por saturno..

-Las siete notas musicales, màs que ser naturales es una adopciòn convencional, ya que existen muchas màs escalas musicales.

-Las siete maravillas del mundo antiguo, tambièn es una adopciòn convencional igual como que ahora que se escoge a las siete maravillas del mundo moderno.

-Los siete sabios de Grecia, los sabios de allì fueron muchos, se escogiò a siete y solo uno hasta nuestros dìas es el màs conocido: Tales de Mileto por su aporte en matemàticas y muchas màximas como: "conòcete a ti mismo".
-Los siete colores del arco iris, la luz blanca es descompuesta por las gotitas de agua,producièndo varios colores, en realidad, decir que son siete es por la atribuciòn que se le da al ojo humano que solo puede  observar  estos colores, la luz blanca tiene màs colores (el ultravioleta y el infrarrojo que el ser humano no los puede ver).

Los escritores y literatos no se han quedado atràs y en sus crònicas, cuentos y novelas dan rienda a su aficiòn por el siete, ahì estàn los encumbrados tìtulos de :

-Blanca nieves y los siete enanos.
-Las botas de siete leguas en el cuento de pulgarcito.
-Los siete samurais.
-Las siete vidas de un gato.

Las religiones incluyeron en sus dogmas al nùmero siete como el nùmero sagrado:

-Los siete principios del kybalion, antiquìsima doctrina egipcia sobre la verdad del universo.
-Los siete dìas de la creaciòn
-Los siete pecados capitales.
-Los siete arcàngeles.
-Las siete plagas de egipto.

Y asì en muchos otros aspectos de las culturas antiguas y pocas aùn de las presentes, el siete es el nùmero predilecto.

En la otra orilla se encuentra el nùmero trece como nùmero de la mala suerte, peor si cae un dìa martes o viernes.

La mala fama del trece, màs parece provenir del entorno religioso y el origen màs popular remite a la ùltima cena que tuvo la presencia de trece apòstoles.

El martes trece al que muchos consideran de mal augurio es por  la relaciòn con marte dios de la guerra, sinònimo de violencia y destrucciòn.

El dìa trece se repite una y otra vez a lo largo de la historia como un sìmbolo de desgracia, incluso las barajas de adivinaciòn, vgr. en el tarot el trece hace referencia a la muerte.

Mala y buena suerte, entendido como algo favorable o desfavorable, pueden existir de manera circunstancial, imprevista o sea como azar, pero de ahí a que exista de manera predeterminada para todas las cosas,no,  tal vez exista  en poquìsimas situaciones, una por ejemplo la situaciòn  genètica de las personas que viene ya predeterminado.








1 comentario:

Amparo Muñoz dijo...

Muy interesante post. Y respondió a mi curiosidad de porqué estos números se relacionaban a la mala suerte y su origen. Me gutó mucho. Gracias