sábado, 20 de junio de 2009

Mafalda vrs. Condorito



Mafalda y condorito son dos tiras de la sección cómica de revistas,diarios y periódicos, ambas tienen su público,mientras que condorito es apreciado por su simpleza y fácil digestión,tanto por personas comunes y un poco por el grupo altamente culturizado,mafalda es valorado por un público de tipo inverso a lo de condorito,esto tal vez por su mensaje de alta sofistificación,dícese en el argot popular,que es una caricatura para inteligentes.

Ambas resisten el paso del tiempo.Hablar de condorito es, decir la simpleza del diálogo de un ave con humanos,con un lenguaje tan popular que finalmente lleva al humorismo tan requerido para el descanso del intelecto,lo dejamos ahí porque cumple su cometido.

Hablar de mafalda,ya no es tan simple,requiere un complejo análisis tanto de lo que quiere decir mafalda como también de la manera que la mente finalmente lo catalogue como una sutil ironía de los asuntos de la vida cotidiana.

Mafalda es un personaje que aunque eternamente en fase de niñez,tiene un lenguaje algo complejo para expresar las contradicciones de las personas o de su contexto.Lleva finalmente en la mayoría de los casos a un humor negro lo que lo configura como una filosofía moderadamente alta para el común de los lectores.

Mafalda vive y observa el mundo,y como resultado,saca una protesta indeclarada-indeclarable que supuestamente tienen los niños sometidos a la torpe guía de los adultos.

Para mafalda cualquier momento de la realidad tiene un sentido , una dimensión ideológica o política,es decir todo contexto banal, cultural,social,político,educativo,etc.,etc.,donde ocurrren las actividades de las gentes,está preso de la ideología predominante ( dicho sea de paso,en alguna ideología tenemos que estar); pero para mafalda es precisamente esta ideología en que estamos es la que tiene contenidos con los cuales los niños vienen siendo domesticados y alienados y por los cuales protesta.

Así por ejemplo mafalda lanza su protesta para reflexionar,cuando ve en los textos escolares,en las revistas o en los periódicos,redacciones de hechos fuera de la vida cotidiana,al encontrar enmascaramientos de la realidad,resignaciones,costumbres de ricos,mentiras ,miedos,en fin .......de todo.

Como ejemplo de protesta contra la mentira se consigna la siguiente tira :

-escena uno,amiguito de mafalda dirigiéndose a ella : me dijeron que no es un cuento.
-escena dos,sigue el amiguito : todos los niños tienen un ángel guardián.
-escena tres,continúa diciendo: ellos ven tu acción y tu pensamiento.
-escena cuatro, mafalda contestando: eso es lo que nos han dicho,y ¡yo quiero saber porque mi ángel guardián no se toma la sopa que a mi no me gusta!.

En la balanza de los gustos ,esta mafalda pasa a ser al igual que cualquier texto serio,una caricatura sofistificada,con poco jale para la inmensa cantidad de público lector que vive apresurado y que solo digiere cosas fáciles y que no requieran mayores análisis ni reflexiones que lo lleven a cavilar de lo que finalmente quiere decir o está diciendo mafalda.

2 comentarios:

El Tonto de la Colina dijo...

Las diferencias entre Mafalda y Condorito no terminan allí. Si revisamos la "vida real" de los personajes, encontraremos más:
Mafalda fue creada con un fin netamente comercial, como anuncio publicitario para vender refrigeradoras, y luego se convirtió en el símbolo antisistema, en cambio Condorito nació como una respuesta a los dibujos de Walt Disney, y luego se convirtió en tan populachero como marketero, cayendo en las garras del capitalismo.
El creador de Mafalda, Quino, dió por terminada la tira cuando el mundo comenzó a cambiar a su alrededor, para evitar que su fama la ahogase, y no quedar encasillado. El creador de Condorito, Pepo, en cambió vivió de su personaje muchos años, simplemente firmando tiras dibujadas por otros, y finalmente vendiendo su personaje al gigante Televisa, que lo edita actualmente.

opinacro dijo...

Que buena acotación de las historias de condorito y mafalda,que contribuyen a revelar secretos y fines olvidados de sus creadores.