lunes, 19 de abril de 2010

Misma realidad,distintas formas de vivirlo


En la vida los trabajos más duros y sacrificados,de escasas compensaciónes,parecen ser los que sacan a traslucir el temple de las personas.

Tres obreros ante una misma realidad: trabajo físico agotador y sueldo bajo, vivirán según vibre su espíritu a la entrega de ese trabajo.

El inconfrome,insatisfecho,cuestionador de la poca fortuna de su destino,dirá : pico piedras,me emplovo las manos y cuerpo y qué gano,un mísero sueldo,trabajo como un esclavo y ni siquiera tengo el reconocimiento de la gente ; en cambio ingenieros,que nunca manchan sus manos se llevan las palmas con las obras que nuestras encallecidas manos construyen.

El resignado,nada violento,se atiene por el momento sin mucha emoción al trabajo que consiguió.Está en procura y pensando siempre en tiempos y empleos mejores.

Un tercer personaje,agradecido por el momento y oportunidad de tener siquiera este trabajo,como forma de llevar el sustento a su hogar,no se hace problemas y sin queja alguna se entrega con entusiasmo por lo que está haciendo.Siente dentro de si un orgullo de su contribución a la construcción de una obra que las gentes utilizarán.

La mejor decisión sin duda es la del tercer trabajador y es aplicable para cualquier trabajo duro o no que uno vaya a realizar.

Entrega y satisfacción por el quehacer parece ser la clave pra una vida llevadera y feliz.

No hay comentarios: