sábado, 26 de septiembre de 2009

Nada se cruza en la vida por azar

La gran mayoría de personas están convencidas de esta expresión,que sin duda encierra una sublime manera de agradecer los momentos vividos con un acontecimiento o con una persona en determinados períodos de la vida,otras veces tratando de encontrarle significado a aciagas etapas por la que pasa,se atribuye esas desgracias diciendo que son consecuencias de malos actos.

El vídeo precedente,cuyo mensaje en principio no se cuestiona totalmente ,sino que su título no hay que tomarlo como el cien por ciento que a si es,menciona que la razón fundamental por la que ese alguien se cruza en el camino es para dar apoyo ,orientación,ayuda física, emocional, u espiritual,sea que llega estacionalmente o para quedarse toda la vida,pero siempre el porque es ayudar a disfrutar la vida o dar lecciones de saber o corregir una vida torcida.

Quienes obtienen buenas dádivas en carne propia,dan fe,dan testimonio de estas mágicas palabras;pero la pregunta es que pasa o que dicen aquellos que no obtienen nada con un acontecimiento o con el que llega a su vida,o que dicen los que obtienen desgracias,daños o no aprenden nada,curiosamente ellos también están de acuerdo con esta frase,lo siguen considerando válido,porque manifiestan que de esos sus infortunios sacaron ejemplos para mejorar su vida posterior,son enseñanzas mediante las cuales no volverían a tropezar dos veces y están convencidos que tales hechos llegaron a su vida para hacerles ver lo mal que estaban conduciéndolos.

En cualquiera de los dos casos,sea de buen provecho o de mal beneficio aparente,en este último caso de sabia mejoría para el futuro,no son más que sino expresiones para tranquilidad del espíritu ante incertidumbres de la propia vida que somos incapaces de explicar.

Diría un sabio filósofo"nadie se cruza en la vida por azar",lo que constituye una frase determinista para contentar la gran inseguridad del alma humana ante los sucesos de la vida.

Desde un punto de vista más frío y con la lógica racional,desprovisto de las mágicas explicaciones espirituales,aceptar esta frase es ligar los acontecimientos del devenir a una cadena determinista,situando a la vida en la cima del fatalismo absoluto-todo está determinado ,y lo determina alguien por alguna razón que él solamente lo sabe.Anula toda acción per se (que depende de uno) y niega todo azar,aquí no hay probabilidades que existan o que valgan aún cuando la realidad que es caótica está llena de probabilidades.

Quiérace o no la existencia lo dice,nuestras vidas dependen, una parte del azar,otra depende de nosotros mismos y una tercera parte depende de ese determinismo llamado destino.

Un ejemplo de como interviene el azar en el futuro es el siguiente :

dos coches bellícimos azul y rojo,escoges el rojo,te embarcas y zas un accidente-muerte instantánea.No se sabía que la manguera del pedal del freno tenía una pequeña fisura por el que escapaba el líquido del freno.

No hay comentarios: