martes, 23 de octubre de 2007

La emoción

Hay personas apáticas,lineales en emoción,que ante cualquier acontecimiento,por más mínimo que sea se manifiestan como apergaminados,sin hálito de vida,sin la emoción correspondiente; más bien ellos muestran su mejor ángulo que es el rostro de la indiferencia,tal vez sin saberlo demuestran con ello su tristeza ante la vida.

¿Qué se quiere decir con ésto?,que la pérdida del asombro o del impacto que produce una novedad,o hechos insignificantes,constituye la pérdida de la sazón de la vida que es la emoción,la sustancia consustancial del ser humano,una de las características que nos distingue de los seres de la escala inferior,¿ o es qué han visto asombrarse a una vaca, a un cerdo o a un león?,desde luego que no.La emoción se no se es propia;por lo tanto manifestámoslo en cuantas oportunidades se de.

Si estás en tu msm y de pronto recibes un mensaje de un amigo que nunca antes se comunicó por ese medio contigo y contestas como si no hubiera pasado nada,entonces estás en graves ´problemas porque denotarías que habrías perdido la capacidad de emocionarte,de asombrarte por la novedad del momento.

Hay que dejar fluir el natural sentimiento que genera una novedad,porque ésta es el resorte,el impulso,el condimento que combate el hastío.Un vestido nuevo,una casa nueva,la tenencia de un coche,un nuevo conocido (a),siempre generará emociones y la emoción genera adrenalina,ilusión,alegría entusiasmo.

Recuerda que solo se vive una vez y hay que emocionarse con amaneceres,atardeceres,lecturas,o ante pequeñas cosas de la vida,pero no exageres como aquel o aquella demasiado (a) sensible que llora ridículamente hasta por la explotación que hacen de los átomos.

No hay comentarios: