jueves, 6 de septiembre de 2007

El acontecer de un día cualquiera

Ahora que el invierno arrecia en toda la costa peruana,la visión de la ciudad miraflorina no era de las buenas por la niebla mañanera imperante y el color gris de la tarde.Fito un personaje enamorador,paseaba por el centro de Larcomar.

Fito el faite ficho de la ciudad,se le vio muy de la manito con una costilla que para variar no era precisamente la oficial sino una de sus innumerables trampas.El, todo muy orondo y sin ninguna pizca de roche,de rato en rato le metía un chape a la fulana ,que para que te cuento....

Además Fito con su estampa enchapada en la modernidad, llevaba dentro de sí,cosa curiosa, la verborrea del antiguo cirio que se mandaba con versos floridos ante el paso de hermosuras por el viejo jirón de la Unión,ahora él, aquí,por traer en la vena lo antiguo,sin empacho lanzaba sus piropos como este, ante el paso de una de piel canela: "morena de cinco esquinas,tus ojos son divinos",o a una lugareña le decía,"hermosa mielsita,toda tu estampa es sabrosura",y así de cuando en cuando iba soltando palabras ante el encontrón de las guapetonas,sin que su costilla acompañante se inmutara por tal comportamiento .

Sin duda él era uno de esos fulanos que vienen cirios desde el nacimiento,estamos seguros que el día que nació ya quería piropear a la obstetriz,personas con semejante chamullo,quedan muy pocas,el último de sus floros que dijo antes que se perdiera tras la boletería de un cine fue:"lindura tu rostro es un delirio y seguro tus curvas un martirio".

Mientras tanto en el centro de nuestra capital,sucedían en muchas cantinas conversaciones como éstas:
"mozo.....una chela y otra sin helar. ¡sale!.
mozo....dos más.¡sale caliente!, y así sigue hasta por último,¡mozaico!,...la cuenta y no te quinsees que yo soy mosssca para las cuentas.

Los choborras,siempre tienen motivos para chupar,los gargantas abundan y sobran,por ejemplo se chupa si gana o no la selección,también se chupa de puro asao',en nuestra ciudad hay patas que chupan como condenados a muerte y de ahí salen chapas que circulan por la vida real que pegan con firmeza:
-Primo en el llauca hay un bar que le dicen Miguel Grau,¿porqué?,porque es el caballero de los bares.
-En la Victoria a otro lo llaman parroquia abandonada,¿porqué?,porque no tiene cura.
-hay otro que le han puesto 200 millas,¡porqué?,porque defienden sus aguas.

Acanga hay giles que se enchatan solitos en su jato y se agarran en un mano a mano con el espejo y...lo tumban.

Cosas como éstas suceden por las tardes y noches principalmente de un fin de semana,el fiel reflejo probablemente con algunas variantes del acontecer latinoamericano,muy aparte de la vida noctámbula y acontecer de las discotecas en boga.

Para que sigan leyendo,es extraido de una Lima que se pasa de Hugo Villasis Suárez.

No hay comentarios: