jueves, 2 de agosto de 2007

El reflejo de una cruda realidad



Mientras aprendemos de la vida,mientras no conozcamos la verdad razonada,siempre tendremos dudas,como las dudas de Serafín García,quien no duda del poder de Dios que gobierna el cielo y la tierra,y reconoce que ,fue él, quien hizo las estrellas, que sirven de candiles a los sueños y es capaz de amansar, al potro más fiero de los vientos......

Pero duda de su amor y justicia al constatar y sentir que se llevó a su amada,que era lo más grande para él,porque era tan buena ,que nunca cobijó rencor para nadie en su pecho,para todos tubo corazón sin trancas,donde rebozaba la ternura y el afecto,y que ella creyó en Dios,endulzando su boca con el padre nuestro cada noche y sin embargo, tata Dios tubo el coraje de llevársela,dejando a la gente que amaba a esta criatura, con una pena tan grande como el dolor sangrante de la herida siempre viva de su recuerdo.

Duda de su justicia,de sus sentimientos,porque prevaleciendo de la fuerza que tiene,quita para siempre lo que más queremos y dice:

"Para que nos diste corazón entonces,para que nos exigís que seamos buenos,si nos encariñamos con este mundo en que pones más que sufrimientos.Crees que consuela tu promesa de gloria,si aquí donde hemos nacido,nos niegas el derecho a ser dichos,.........no sé para que nos va servir tu cielo........"

No hay comentarios: